Catedral

Catedral

La primera Catedral de Almería, que estaba situada en la antigua Mezquita Mayor, fue destruida por el gran terremoto de 1522. Por ello, el obispo  Fray Diego Fernández de Villarán decidió fundar una nueva Catedral, cuya obra comienza en 1525.

La actual Catedral  de Almería tiene una característica especial: es una catedral- fortaleza. Su estructura de fortaleza se aprecia con toda claridad en el exterior, a través de sus muros macizos de sillería, sus contrafuertes y torreones en las esquinas. Las dos portadas de estilo renacentista son construidas por Juan de Orea a mediados del siglo XVI, destacando la portada principal que preside la Plaza de la Catedral.

En la Calle Cubo, se puede observar el Sol del Portocarrero, emblema de la ciudad de Almería, tallado en las piedras de la Catedral.

El interior consta de una planta de salón y estructura de finales del gótico. El altar mayor, que fue remodelado en el S. XVIII, cuenta con ocho lienzos con escenas de la vida de la Virgen y dos relieves del S.XVI. En el centro del Altar, se encuentra un tabernáculo del S.XVIII trabajado en mármol, jaspe y alabastro. Otros lugares a destacar son la sillería del coro y la sacristía, obras renacentistas construidas por Juan de Orea. El trascoro y el claustro son de estilo neoclásico.

Sus capillas más sobresalientes se encuentran detrás del altar mayor, en la girola: Capilla de San Indalecio, (Patrono de la  Iglesia almeriense), Capilla del Cristo de la Escucha (en su interior  se encuentra el sepulcro del Obispo fundador) y la Capilla de la Virgen de la Piedad.

X