Iglesia de Las Salinas

Iglesia de Las Salinas

La Iglesia de las Salinas es la seña de identidad de las Salinas de Cabo de Gata. En su diseño destaca su pórtico monumental de entrada y su esbelta y singular torre campanario, siendo la imagen característica del paraje natural.

Fue concebida para el culto religioso de los trabajadores de las Salinas, siendo inaugurada en 1907 y financiada por la familia Acosta, dueños de varias empresas salineras de la zona. Su objetivo principal aunque fue facilitar el culto a los empleados de la empresa, también asistían y celebraban en ella ceremonias religiosas los habitantes de los alrededores.

Su campana avisaba de festividades y de catástrofes, siendo el campanario el punto clave de control tanto de la costa como de las áreas circundantes  dedicadas al laboreo de la sal.

El 25 de diciembre de 2004 se ofició misa por última vez. Esporádicamente se han realizado ceremonias religiosas y bautizos, siempre con permisos especiales del Obispado, también ha sido utilizada para actividades relacionadas con el ocio y la  cultura. A partir de dicha fecha el abandono y el deterioro fue en aumento con evidentes riesgos de derrumbe. La iglesia en 2011 fue víctima de un brutal ataque con falsas pintadas satánicas en su interior. Las protestas y preocupación entre los vecinos no se hicieron esperar quienes pedían la rehabilitación urgente de su iglesia.

Finalmente, tras la restauración y rehabilitación de la Iglesia, el Ayuntamiento de la capital dispondrá en la parte inferior del edificio de una sala destinada a exposiciones e información Turística del Parque Natural.