Mercado Central

Mercado Central

El Mercado Central es uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura industrial de la ciudad de Almería, que combina piedra, ladrillo, hierro y cristal. El edificio, construido en 1893, consta de una planta longitudinal que se levanta sobre un basamento de mampostería y cantería, que corresponde al sótano destinado en un principio a alhóndiga y almacén.

La planta principal presenta una gran diafanidad, ya que las finas columnas de hierro que soportan una maravillosa techumbre de hierro y  madera apenas obstaculizan la visión del interior.

La puerta principal del edificio es la situada a poniente y está construida en mampostería y ladrillo visto. Dicha puerta está formada por un gran arco de medio punto bajo una cornisa quebrada que hace la función de frontón, decorado en su vértice con una escultura de una mujer simbolizando la abundancia del interior, rodeada de jarrones repletos de frutos. La plaza marca la ordenación del entorno, formado por unas calles descubiertas que circunvalan el mercado.

X