Guillermo Langle
Guillermo Langle

Guillermo Langle

(1895 -1981)


Guillermo Langle Rubio
es un arquitecto que, nació en Almería en 1895. Su padre fue Plácido Langle Moya, que le transmitió su espíritu de trabajo y liberal. Desde joven sintió vocación por la pintura e ingresó en la Escuela de Artes, pero su madre, Concha Rubio, deseaba que estudiase arquitectura para que continuara la brillante saga de sus tres hermanos: catedrático de Derecho, abogado y médico. Se fue a Madrid en 1913 para preparar el acceso a la Escuela de Arquitectura y tuvo el placer de conocer a la intelectualidad española: Jacinto Benavente, Ortega y Gasset, Pio Baroja y muchos más.

En 1915 comienza sus estudios de arquitectura, terminando en 1921. Volvió a Almería en 1923 y se encerró para siempre en su querida ciudad, apenas viajando fuera y no proyectando más allá del ámbito local. Sus contactos con la vanguardia arquitectónica fue a través de las cartas, con sus compañeros de profesión, suscripción a la revista “Arquitectura” y sus continuas inquietudes.

Trabajó mucho para Almería y se sintió un privilegiado. Fue arquitecto municipal desde 1925 a 1965, 40 años de su vida dedicado a trabajar por Almería y una de las obras de mayor envergadura que diseñó  fue la red de  Refugios de la Guerra Civil Española. Un proyecto muy ambicioso consistente en 4 kms. y medio de galerías subterráneas que dieron cabida a los 45.000 habitantes con los que contaba Almería en aquella época. Proyecto que le encargó el Ayuntamiento para  salvar la vida de miles de personas de los bombardeos a los que se vio sometida la ciudad. Fueron 754 bombas que fueron lanzadas durante 52 bombardeos, que se saldó con víctimas humanas, una ciudad semiderruida, edificios reducidos a escombros y un patrimonio histórico-artístico destruido. La red de Refugios la diseñó y los supervisó pormenorizadamente, pero fueron construidos por los ingenieros de Caminos y Minas, José Fornieles y Carlos Fernández Celeya, participando activamente en su construcción la población.

Refugios Guillermo Langle En la Plaza Flores, se encuentra uno de los primeros edificios neobarrocos que construyó para Almería y donde dejó un trocito de su corazón. En este bloque de viviendas vivió con su primera esposa, Gloria Trujillo, que murió prematuramente dejándolo viudo con un bebé de 11 meses, su hijo Guillermo. Años después recuperó su alegria gracias a su matrimonio con M.ª José Granados, con la que tuvo 3 hijos más: los gemelos Paco y Plácido y la pequeña Pepita.

Una vez finalizada la guerra, las bocas de entrada de los refugios se cerrarón y en 1943 se construyen kioscos que forman parte del mobiliario urbano, de entre los cuales se encuentra el de la Plaza Marqués de Heredia y la Plaza Urrutia. Este último kiosco mencionado es el que mantiene su estructura original primitiva.

Guillermo Langle, también trabajó en la reconstrucción arquitectónica de las iglesias después de la Guerra, como fue su gran labor en el Santuario de la Virgen del Mar. Su estructura interior arquitectónica  quedó calcinada por el fuego y la diseño para levantarla sillar a sillar y arco a arco. Un trabajo muy laborioso pero muy gratificante. También destacar la reconstrucción de la iglesia de Santiago. Guillermo Langle, diseñó la llamada popularmente “Fuente de los Peces”, para posteriormente ser construida por el taller Jesús de Perceval.

Hay que destacar  las etapas constructivas de Guillermo Langle Rubio:

  • La etapa neobarroca, siguiendo las directrices de sus antecesores Trinidad Cuartara y Enrique López Rull, ejemplo de ello son las viviendas plurifamiliares de la Plaza de las Flores, Puerta de Purchena y Aguilar de Campoo.
  • La etapa regionalista de finales de los años 20 y principios del 30, donde destaca la casa de José Battllés en 1927 edificio anexo al Centro de Arte Museo de Almería. Dentro de su estilo regionalista y rompiendo los moldes estipulados en su construcción y en el urbanismo de Almería, siguiendo la  petición de su clientela privada construye en 1928 el “Chalet Montoya” que recuerda a un caserón vasco y es única y singular en Almería. Está situada en la Plaza Circular.
  • De su etapa racionalista, destaca la antigua Estación de Autobuses del año 1952, donde las líneas curvas y concavas con marquesina volada de acceso y pilares exentos dotan al edificio de un gran movimiento y la convierten en un edificio innovador y funcional que la hacen merecedero de ser Bien de Interés Cultural.

Otras obras

  • La ermita de Torregarcía en Honor a la Virgen del Mar de 1953
  • Todo el diseño en los años 40 del siglo XX de la Ciudad Jardín: mercado, colegio, iglesia…

Tras retirarse de arquitecto municipal en 1965, se dedicó en la última etapa de su vida a su otra gran afición: la pintura, murió en 1981.