ACTUALIDAD

8 de abril de 2015

Almería recibirá a un velero de 134 metros de eslora con 272 tripulantes el 15 de abril

El Área de Turismo del Ayuntamiento de Almería vuelve a colaborar una vez más con la Autoridad Portuaria para hacer […]

Velero de 134 metros - Turismo Almería

El Área de Turismo del Ayuntamiento de Almería vuelve a colaborar una vez más con la Autoridad Portuaria para hacer de la ciudad un destino de primer orden internacional para visitantes de todas las nacionalidades. En esta línea, el próximo miércoles, 15 de abril, el Puerto de la capital tendrá la oportunidad de acoger al primero de los navíos que inaugura la temporada de cruceros de este 2015. Como viene siendo habitual, la Empresa Municipal Almería Turística (EMAT) colocará un stand  a pie de barco en el que se informará a los cruceristas con mapas y guías para que puedan visitar la ciudad con todas comodidades a su alcance.

Se trata del Wind Star, un velero de 134 metros de eslora propiedad de la empresa americana Windstar Cruises, con bandera de Bahamas que tiene capacidad para acoger a más de 270 tripulantes.

El crucero Wind Star atracará en el Muelle de Levante a las 7 horas, procedente de Málaga, y partirá a las 17 horas con rumbo a Cartagena. El personal del Área de Turismo les invitará, a pie de escalerilla, a que visiten los encantos de la ciudad de Almería, los nuevos museos, el centro histórico, disfruten de la tradicional gastronomía a base de tapas y conozcan la zona comercial para realizar sus compras. Una forma de colaborar para que vivan una experiencia auténtica y que los comercios y hosteleros puedan beneficiarse del turismo de cruceros.

Esta compañía estadounidense se distingue por sus pequeños y elegantes barcos a vela y motor, que llegan a puertos que destacan por su singularidad. Sus camarotes son todos exteriores con un diseño muy estudiado en el que no falta ningún detalle. A destacar, su plataforma marina en popa, para practicar deportes acuáticos.

Respecto a las características técnicas del barco, es un velero de 4 mástiles, construido el 1986 y reformado en 2012. Ofrece una decoración interior muy marinera, a base de maderas y elegantes mobiliarios. La oferta gastronómica, la extensa carta de vinos, el servicio personalizado y el ambiente familiar, son las verdaderas razones por las cuales merece la pena embarcar en este tipo de naves.

A bordo de este barco, el pasajero puede disfrutar intensamente de la navegación, del contacto directo con el mar gracias a su tamaño y a sus zonas exteriores.
El buque cuenta con una piscina, un jacuzzi, solarium, biblioteca, restaurante, salón y algunos bares. Ofrecen actividades acuáticas variadas cuando la escala lo permite.