Plaza de Toros

Plaza de Toros

La actual Plaza de Toros de Almería  fue proyectada por los arquitectos Trinidad Cuartara y Enrique López Rull y su construcción finalizó en 1888. Tiene una capacidad de 9.054 espectadores y sustituyó a la anterior Plaza de Toros, que existía entre la calle Granada y Murcia, situada donde hoy se encuentra el ‘Malecón de los Jardinillos’, que se había quedado pequeña e incómoda para las necesidades de la burguesía. Para llevar a cabo la obra, se creó una sociedad presidida por Felipe Vilches y no se escatimaron ni materiales de primera calidad ni mano de obra.

La arquitectura de la plaza es ecléctica: tiene una planta poligonal de 20 lados, tres de los cuales se adelantan en cuerpos salientes formando portadas monumentales, que se corresponden con las entradas de sol, sombra y principal. En la entrada principal, en la clave del arco, hay un escudo que muestra la cabeza de un toro junto a instrumentos característicos de la fiesta.

El interior del coso taurino está dividido en las siguientes zonas: el albero, donde se desarrolla la corrida de toros; los tendidos, gradas, andanadas y palcos adornados con mantones de Manila. Una de las tradiciones de las tardes taurinas almerienses es llevar la merienda a la plaza y, tras la lidia del tercer toro, disfrutarla.