Plaza e Iglesía de San Sebastián

Plaza e Iglesía de San Sebastián

El lugar donde se ubica la plaza de San Sebastián, desde el siglo XI, era uno de los lugares más populosos de la ciudad, la encrucijada de todos los caminos que llegaban de levante. En el siglo XVIII, el anchurón toma la categoría de plaza. Como elementos decorativos, en la actualidad, hay un pequeño y sencillo monumento a la Inmaculada, erigido en 1800 y restaurada después de la Guerra Civil Española. También podemos contemplar la escultura de bronce denominada “La Espera”. Esta obra de Javier Huecas, fue realizada en el año 2008, retrata a una mujer dedicada a las labores domésticas en actitud de descanso.

Como curiosidad, normalmente los templos dan nombre a las plazas que los acogen, pero en este caso fue al revés: la plaza dio nombre a la Iglesia.

En la época árabe existía una mezquita, que en 1489, con la conquista de los Reyes Católicos se convirtió en Ermita de San Sebastián. En 1673 se erigió la iglesia actual, a la que se llamó de San Sebastián de las Huertas, por estar situada en el llamado Barrio de las Güertas, junto a la Puerta de Purchena, en el exterior de la antigua ciudad amurallada. Fue bendecida en 1679 por el obispo de Almería, Antonio de Ibarra, cuyas armas aparecen sobre la puerta lateral.

El templo cuenta con una característica torre poligonal y dos portadas, y es de estilo barroco con elementos neoclásicos, como la fachada principal, obra de los arquitectos Ventura Rodríguez y Juan Antonio Munar, realizada durante el siglo XVIII. Otros elementos característicos son el cimborrio y los poderosos contrafuertes laterales. Su altar mayor luce una talla del Cristo del Amor, obra de Jesús de Perceval. De las imágenes actuales son destacables San Félix, San Sebastián y San Antonio.

X