Francisco Villaespesa
Francisco Villaespesa

Francisco Villaespesa

(1877 – 1936)

El gran poeta Francisco Villaespesa Martín nació en Laujar de Andarax en 1877 y murió en Madrid en 1936. Con apenas 2 años se queda huérfano de madre y su padre se casa con la hermana de la fallecida. En 1885 el padre es nombrado Juez en Almería y la familia al completo se traslada a la capital.

En 1888 comienza el bachiller y en 1894 se matricula en la Universidad de Granada como alumno de Derecho, Filosofia y Letras, estudios que nunca terminó. Sus estancias en Granada le dan la oportunidad de relacionarse con la juventud literaria y artística de la ciudad. En 1897 cambia el rumbo de su vida y marcha a Málaga para después irse a Madrid donde empieza a conocerse como poeta.

En 1898 vuelve a Almería y en 1899 se casa con su prometida Elisa y ya empieza a despuntar su obra poética y literaria. En 1900 empieza a conocer personas con renombre cultural y literario como Juan Ramón Jiménez y Rubén Darío. Su piso de Madrid que compartió con Elisa se convierte en centro de tertulias y reuniones.  Allí se forjaron más de mil proyectos. Junto a las alegrías literarias está la enorme tristeza de ver morir a su esposa en 1903, víctima de tuberculosis. El poeta se queda sólo con su pequeñisima hija Elisa y con los recuerdos que irán dando forma a muchos poemas. A raíz de la muerte de su mujer emprendió viaje por muchos países de Europa: Portugal , Italia y finalmente Paris, volviendo a Madrid en 1904.

En 1905 conoce a Mª García Rubín, Gaditana y Noble , estaba casada y tenía dos hijos pero Villaespesa se va vivir con ella y tendrán dos hijos. Dolores y Francisco. Será su compañera para siempre. Son años de mucho trabajo poético dando su modernismo poético hasta el final de sus días.

En 1915 el poeta está en su mejor momento y en 1916 funda la revista Cervantes y se inicia la publicación de sus obras completas. Su éxito popular se consolida y entre 1917 y 1929 aparecen en España la antología de sus versos.

En 1925 va a Brasil y el Gobierno del País le ofrece todo tipo de comodidades para que se dedique a traducir al español a los poetas nacionales, de cuyo proyecto se llegaran a publicar varios volúmenes en España y Brasil. Será en Rio de Janeiro cuando sufra una hemiplegia que le provoca una parálisis de medio cuerpo.

En 1931, el poeta que vivió muchos problemas económicos por su decisión de dedicarse a la Literatura y que disfrutaba ahora de los beneficios de la Empresas Literarias, se ve sumido en problemas y será el Gobierno Español quien se encargue de su repatriación y le concede años después una pensión vitalicia de 8000 pesetas a propuesta de Fernando de los Ríos Ministro de Instrucción Pública.

Cuando vuelve se le recibe con homenajes en teatros de Madrid y Provincia, pero su salud está ya muy quebrantada. En 1933 las nuevas leyes de la República le permiten casarse con su compañera María, ya divorciada. En 1935 publica su último libro “ Manos Vacias”

En 1936 después de tener un fugaz restablecimiento, la enfermedad se le complica y muere en abril de 1936, en su casa de Madrid con 58 años. Su sepelio fue un acontecimiento en la capital, donde le rindieron honores oficiales y fue enterrado en el Panteón de Hombres Ilustres de la Sacramental de San Justo. Con él desapareció el último de los Modernistas Españoles.