ACTUALIDAD

23 de diciembre de 2021

Una Navidad para pasar en familia y en torno a la mesa

Este periodo navideño, en el que volvemos a juntarnos con amigos y familiares tras un año sin poder hacerlo por la […]

Redondo de carne - Almería

Este periodo navideño, en el que volvemos a juntarnos con amigos y familiares tras un año sin poder hacerlo por la pandemia, es una buena época para tomar el timón de la cocina y ponernos manos a la obra para preparar los platos más suculentos.

Esta Navidad os proponemos ir sobre seguro y tener a mano distintas recetas que faciliten la dura tarea de montar las comidas navideñas. Es por ello que os proponemos algunas de las más deliciosas para que no falten en vuestras mesas los aperitivos, entrantes, platos principales (con sus respectivas guarniciones) y dulces. Todo lo difícil puede ser muy sencillo con un poco de mimo y delicadeza.

Para  los aperitivos, os planteamos unas brochetas de melón con jamón. En primer lugar, cogemos una hoja de papel absorbente y colocamos el jamón encima cubriéndola con otra hoja. Hacemos varias capas y lo calentamos dos minutos en el microondas. Trituramos con un mortero todas ellas y sacamos las bolas del melón insertando dos trozos de melón por brocheta. En el momento de consumir, espolvoreamos generosamente con el jamón triturado y está listo para comer.

Una crema de verduras especiadas con zanahoria y calabaza es nuestra propuesta para el entrante. Calentamos el aceite en una cacerola y añadimos cebolleta picada, ajo y guindilla. Tras sofreir dos minutos añadimos el comino y el cilantro machacados en un mortero y cocemos dos minutos más. Cuando la cebolleta esté blanda, incorporamos calabaza, patata y zanahoria troceada. Sofreímos cinco minutos, agregamos el caldo y cocemos durante 25 minutos. Salpimentamos y trituramos todo hasta que no queden tropezones. Tostamos las semillas de calabaza y reservamos. Esta crema hay que servirla acompañada de yogur griego, semillas de calabaza y cilantro fresco.

En cuanto al plato principal, os proponemos un redondo de carne. Sobre una bandeja con cebolla colocamos la carne de ternera previamente salpimentada. Lo regamos con un buen chorro de aceite de oliva y otro de vino blanco y espolvoreamos con tomillo ambos lados. Partimos los ajos y los añadimos a la bandeja junto al laurel. Ponemos un poco de agua para que se forme salsa durante la cocción y calentamos en el horno a 180º. Cuando la carne esté hecha pero jugosa la sacamos y colocamos al fuego para que reduzca su contenido. Podemos añadir vino y agua si queremos que salga más salsa o que esta no sea tan concentrada.

Para la guarnición, ¿os atrevéis con unas rosas de patata? Las calentamos en el horno a 200 grados y engrasamos con aceite en una bandeja de muffins pequeños. Pelamos las patatas y cortamos en láminas finas antes de dejarlas en un cuenco con agua fría para que reposen diez minutos. Sacamos las patatas, escurrimos bien y montamos torres con ellas, cortando por la mitad para obtener medias líneas. Formamos tiras de patatas colocándolas en fila, usando aproximadamente 10 mitades. Enrollamos sobre sí mismas y las llevamos al molde formando rosas. Repetimos hasta terminar con las patatas, pintamos con aceite de oliva y zumo de limón y salpimentamos. Horneamos unos 25 minutos hasta que se hayan dorado bien.

Por último, para el postre os traemos un sorbete de mandarina. Para ello debemos pelar las mandarinas, triturarlas y colocarlas muy bien para obtener el zumo limpio. Hay que mezclar con un poco de la ralladura de una de las pieles sin llegar a la parte blanca y batir con la batidora el sorbete con el zumo. Añadimos cava y batimos un poco más hasta una textura homogénea. Ajustamos el sabor y la textura y servimos en copas decoradas con hojas de menta o hierbabuena y granos de granada.

Sin lugar a dudas, un menú sencillo y que quedará de lujo en la mesa donde, lo más importante, será pasar esos instantes con la familia o con amigos.