Estación de Ferrocarril

Estación de Ferrocarril

Su construcción se llevó a cabo al este de la ciudad, entre 1890 y 1893, por parte de la Compañía de los Caminos del Hierro del Sur de España, que contrata a una empresa francesa tanto para la construcción del edificio como el de la línea de ferrocarril entre Linares y Almería. Esta empresa, Fives-Lille, encarga al arquitecto Laurent Farge su diseño, siendo éste discípulo de Eiffel. Quedó inaugurada con la línea Guadix – Almería.

La estación de Ferrocarril de Almería es un perfecto ejemplo de la arquitectura del hierro y cristal de finales del siglo XIX e inicios del siglo XX. El diseño del cuerpo central es claro ejemplo de ello, con un gran uso del hierro es su estructura y una gran vidriera con un reloj en el centro.

En las alas laterales, que lo convierten en un edificio simétrico, se combina el hierro y ladrillos policromados decorativos, con cerámicas de vivos colores, rojos, verdes y azules, que recuerdan mucho a los hermosos modelos admirados en Francia en la Exposición Universal de 1889. En la fachada se repite la “A” de Almería en los azulejos.

La estación nace por las necesidades del transporte de minerales, por lo que disponía un gran espacio de vías conectando con el Cable Inglés, por donde grandes vagones se utilizaban como medio de transporte, para su posterior almacenaje y embarque del mineral por vía marítima con el fin de ser transportadas a Inglaterra y otros países. Con el paso de los años comenzaron a transportar y a recibir flujos de otras mercancías, hasta funcionar como transporte de pasajeros.

La estación se vio afectada por la Guerra Civil, quedando debajo de la estación dos refugios antiaéreos, los cuales quedaron al descubierto durante la remodelación de 1988-1991.
En 2005 toma el relevo de sus funciones la cercana estación Intermodal.

X