La Plaza Vieja

La Plaza Vieja

La Plaza es un rincón entrañable de la ciudad, que fue lugar de juegos, fiestas, toros, procesiones y desfiles cívicos. En época musulmana, era una plaza irregular, constituyendo el zoco principal, un gran mercado con puestos alrededor.

Con la llegada de los Reyes Católicos en 1489, la plaza tomará el nombre de ‘Juego de las Cañas’, en alusión a uno de los principales festejos públicos que allí se celebraban. La plaza estaba rodeada de viviendas de una o dos plantas, dedicada a bazares, fondas y baños. A mediados del siglo XIX, se adaptará a los gustos burgueses aplicando el modelo de plaza mayor porticada. La preside la fachada principal del edificio del Ayuntamiento, de finales del siglo XIX, principios del XX, diseñada por el arquitecto Trinidad Cuartara Cassinello.

La parte norte de la fachada de la plaza corresponde al convento de las Claras, donde destaca el cimborrio del siglo XVIII. Las estancias conventuales fueron reconstruidas tras un incendio sufrido en la Guerra Civil Española.

En el centro de la plaza, se encuentra el monumento a ‘Los Coloraos’, dedicado a las 24 personas liberales que  desembarcaron en  Almería en 1824, para proclamar la libertad, y la Constitución del año 1812 conocida popularmente como la PEPA. ‘Los Coloraos’ estaban en contra del absolutismo de Fernando VII, por lo que fueron apresados y fusilados sin juicio previo.

X