ACTUALIDAD

21 de marzo de 2015

La otra forma de conocer la Almería histórica: un paseo de leyenda

Mil años de vida dan para mucho. Y como no toda la historia, ni las historias, están en los libros, […]

Paseo de leyenda - Turismo Almería

Mil años de vida dan para mucho. Y como no toda la historia, ni las historias, están en los libros, se hace necesario que, de cuando en cuando, se recuerden los mitos y leyendas como se ha hecho tradicionalmente: de boca en boca.

Para esto, nada mejor que disfrutar de ‘Almería de leyenda’, una de las visitas guiadas programadas por el Área de Turismo del Ayuntamiento de la capital. En este recorrido se repasan algunas de las historias populares más conocidas y otras más recónditas, que salpican las callejuelas del ese laberinto que es el Centro Histórico almeriense.

Partiendo, como es habitual, desde la Plaza Vieja, en la que se realiza una breve introducción a la historia de la ciudad, el camino se dirige hasta las puertas de la Alcazaba, donde la primera parada invita a recordar la leyenda de la Odalisca, que habla de los extraños fenómenos que algunos dicen haber presenciado en la fortaleza morisca. Más tarde, la visita atraviesa el barrio de la Almedina, una de las zonas más antiguas y castizas de la ciudad. En la zona circundante a la Alcazaba y la Catedral se explican algunas otras historias, como la que habla de los restos del mártir San Valentín, supuestamente enterrados en el claustro del templo o la del Sol de Portocarrero, uno de los símbolos de Almería por antonomasia.

Más adelante, la visita llega hasta el Teatro Cervantes, donde una de las leyendas más famosas de la ciudad, objeto de reportajes y libros, cobra protagonismo. No es otra que la de la actriz Concha Robles, que murió en ese mismo edificio en el que, según se cuenta, a día de hoy aún pueden escucharse sus lamentos.

Si bien la mayoría de estos mitos tienen más base popular que científica, es cierto que merece la pena conocer Almería no sólo desde el punto de vista ortodoxo, sino también de la mano de lo que la cultura de la calle ha ido enseñando generación tras generación. La única manera de dar veracidad o no a esta ‘Almería de leyenda’ es acudiendo a la próxima visita y descubriéndolo por uno mismo.